Fracasa Mega-rueda, bajan visitas 70%

 
El fin de semana, de los más “concurridos”, no se llegan a subir ni 150 personas, refieren trabajadores

 

Mayra Apan

Más del 70 por ciento han bajado las visitas a la rueda de observación “Estrella de Puebla”, una vez que la noria arrancó sus actividades cobrando por subir a sus góndolas entre 30 y 50 pesos por persona, así lo refirieron trabajadores de la atracción, en entrevista para este medio.

Lo anterior implica que el millón de visitas programadas anualmente por el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas no podrán conseguirse ni remotamente, sobre todo si continúa la poca afluencia a la Estrella de Puebla. De igual forma, sus ganancias anuales, partiendo del número de visitantes en su primer mes de operaciones, serían de tan sólo 343 mil pesos, costo con el que no se podría pagar la inversión que se hace en luz, mantenimiento y salarios por el personal que la opera.

De acuerdo a versiones de trabajadores de la Estrella de Puebla, entrevistados por este medio y de quienes se omite el nombre, aseguran que a un mes de inaugurada la mega rueda, el número de visitantes ha disminuido en más de 70 por ciento.

Refirieron que de las 54 góndolas que conforman la rueda, sólo 18 se llegan a ocupar, y eso si es fin de semana, porque de lo contrario no se ocupan ni 10, lo que representaría que sólo tiene una ocupación de 15 por ciento entre semana.

Las filas que se observaron a partir del 22 de julio – día de la inauguración- “eran extensas, pero posiblemente fue porque la entrada era gratuita”, comentó uno de los trabajadores del lugar.

“Esta es la gente que viene, ahora ya no hacen fila para entrar, cuando fue gratis la hilera era enorme, traspasaba el Coffe york, hacían fila por horas para poder subir, ahora la entrada es directa, no hacen fila alguna (…) entre semana la afluencia es mucho menor, la gente no lo está visitando”, señaló el trabajador.

De esta forma, si tomamos en cuenta que la Estrella de Puebla tiene 54 góndolas, y en el fin de semana se llegan a ocupar 18, estaríamos hablando de 144 visitas, más las 72 aproximadas que se dan entre semana, lo que denota que anualmente se podrían subir a la noria unas 11 mil 440 personas y no el millón que se esperaba.

 

VISITA TRUNCADA POR LOS COSTOS

A la falta de visitas, hay que sumarle que al turismo extranjero propiamente no le interesa este tipo de atracciones, y aunque se registran visitas de otras entidades, la mayoría de la gente que acude, es de los diferentes municipios de la entidad.

En cuanto al costo, si bien es de 30 pesos por persona –independientemente que sea niño, estudiante, o persona de la tercera edad- y 300 pesos la renta de las góndolas VIP (por sus siglas en ingles Very Important People) la gente se ha quedado abajo porque aseguró que no les alcanza el dinero.

La familia Martínez visitó la rueda el pasado sábado, ellos son originarios de Tecali de Herrera Puebla, y su familia está conformada por ocho integrantes, quienes supieron de la noria y pretendían subirse a ella; sin embargo, al llegar se percataron que los costos de entrada eran generales y eso evitó que todos los integrantes subieran a ver la vista panorámica de la capital poblana.

“No sabíamos cuánto costaba, alguien nos dijo que costaba 30 pesos pero pensamos que los menores pagarían la mitad de precio o que habría descuentos para estudiantes”, pronunció el señor Manuel Martínez, jefe de familia.

Ante esta situación tuvieron que optar por decidir quiénes subían y quiénes se quedaban abajo esperando a que sólo unos pudieran experimentar “de lo que tanto se habla”.

“Sólo subieron los niños mayores (13, 11, y 9) con mi hija mayor para que los cuidara, sólo de ellos pagué 120 pesos. Nosotros decidimos quedarnos abajo con los más chicos, a ellos tuvimos que dejarlos meter a la fuente para que no se quedaran llorando. Pues como ya estábamos aquí y venimos sólo a subirnos ni modo que no lo hicieran, los chiquillos se ilusionan y pues hay veces que hay que hacer el sacrificio por ellos”.

Los niños más pequeños pasaron cerca de media hora en la fuente que se localiza frente a la noria, se mojaron pese a que la temperatura climatológica no era la más optima, pero con esa actividad pudieron disfrutar y pasar un rato agradable, aunque los papás se dijeron desilusionados por no contar con los recursos necesarios para subir a la “Estrella de Puebla”.

 

LA VISTA ES MEJOR EN LOS FUERTES, LA RUEDA “NO VALE LA PENA”

Para la familia Trejo Domínguez la visita a la rueda de la fortuna itinerante no tuvo mayor novedad, al asegurar que la vista panorámica es “más bonita” desde Los Fuertes, donde se puede contemplar una visión de más altura de la Angelópolis.

“En Los Fuertes podemos estar el tiempo que queramos, no pagamos nada y tenemos una visión más alta que aquí, la verdad no valió la pena, tal vez para los niños por la emoción de subirse a la rueda de la fortuna, pero en realidad y en lo personal no vale la pena”, pronunció el señor Joaquín Trejo.

En el caso de esta familia, son cinco los integrantes que la conforman, a lo que también comentó don Joaquín que con el dinero que desembolsaron pudieron haber pasado un día de campo, “comer cosas ricas”, y se la hubiesen pasado mejor.

Asimismo, criticó que sólo tengan derecho a estar aproximadamente 20 minutos, pues dijo que en su caso pagó 150 pesos, pero que hay familias que tienen más integrantes y por consiguiente erogan más para estar unos escasos minutos arriba.

 

FALTAN SERVICIOS

Una de las problemáticas que cualquier ciudadano se enfrenta al llegar a la zona de la rueda de la fortuna es la falta de servicios de calidad y otros que beneficiarían a los visitantes, consideró otra visitante de nombre Sandra Peralta.

Manifestó su inconformidad por la falta de instalaciones que proporcionen sombra a los visitantes, pues si bien el subirse a la noria sólo los entretiene menos de media hora, no existen las estructuras necesarias para poderse quedar sentados observando la rueda, la fuente que se localiza a un costado, o simplemente para pasar el rato.

Señaló que todo “tiene truco” para que los ciudadanos que quieran sentarse un rato y protegerse de la inclemencias del clima tengan que hacerlo desde la cafetería que se localiza frente a la rueda de la fortuna, así como los baños en donde cobran 5 pesos la entrada y no están funcionales, pues ya existen desperfectos como la falta de agua en las llaves.

Por último, criticaron la falta de depósitos para residuos, lo que ocasiona que se tengan que acercar a las personas que vende para tirar la basura que se genera, lo que también origina que muchas personas que no cuentan con la cultura de la limpieza arrojen la basura al suelo.

 

MARCADA POR LAS CRÍTICAS Y EL FRACASO

El fracaso de la Estrella de Puebla inició con su anuncio cuando le hicieron severas críticas al gobierno por gastar 400 millones de pesos en ella, posteriormente por la polémica desatada al querer apropiarse de un espacio dentro del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, decisión a la que desistieron después de la presión de los padres de familia, quienes se opusieron en todo momento al proyecto. Para rematar, a una semana de inaugurada las fallas mecánicas se hicieron presentes en plena operación de la noria.

Otro aspecto que ha generado molestia entre los que acuden a la noria son los horarios, pues a pesar de que quedaron establecidos para el público de domingo a jueves de 11 a 21 horas; viernes y sábados de 11 a 23 horas, lo cierto es que entre semana la Estrella de Puebla no está funcionando a medio día, e incluso por la tarde, sobre todo entre semana, algo que pudo comprobar este medio a través de rondas de visita realizadas.

Más noticias